Todos nos encontramos sujetos a impulsos opuestos; una parte de nosotros nos lleva a la satisfacción física, la otra parte lucha por apegarnos a la espiritualidad.

Conferencia impartida en el Distrito de Buenaventura.