Judaísmo

El término judaísmo se refiere a la religión, tradición y cultura del pueblo judío.

Es la más antigua de las tres religiones monoteístas,4​ junto con el cristianismo y el islam, originadas en Medio Oriente, llamadas «religiones del Libro» o «abrahámicas».

Cuenta con el menor número de fieles entre ellas. Históricamente, del judaísmo derivan las religiones del cristianismo e islamismo.

Aunque no existe un cuerpo único que sistematice y fije el contenido dogmático del judaísmo, su práctica se basa en las enseñanzas de la Torá, también llamada Pentateuco, compuesto por cinco libros.

En la práctica religiosa ortodoxa, la tradición oral también desempeña un papel importante. Según las creencias, fue entregada a Moisés junto con la Torá y conservada desde su época y la de los profetas.

La tradición oral rige la interpretación del texto bíblico, la codificación y el comentario.

Esta tradición oral fue transcrita, dando nacimiento a la Mishná, que posteriormente sería la base del Talmud y de un enorme cuerpo exegético, desarrollado hasta el día de hoy por los estudiosos.

El compendio de las leyes extraídas de estos textos forma la ley judía o Halajá.

El rasgo principal de la fe judía es la creencia en un Dios omniscienteomnipotente y providente, que habría creado el universo y elegido al pueblo judío para revelarle la ley contenida en los Diez Mandamientos y las prescripciones rituales de los libros tercero y cuarto de la Torá.

Consecuentemente, las normas derivadas de tales textos y de la tradición oral constituyen la guía de vida de los judíos, aunque la observancia de las mismas varía mucho de unos grupos a otros.

Otra de las características del judaísmo, que lo diferencia de las otras religiones monoteístas, radica en que se considera no solo como una religión, sino también como una tradición, una cultura y una nación.

 Las otras religiones trascienden varias naciones y culturas, mientras que el judaísmo considera la religión y la cultura concebida para un pueblo específico.

El judaísmo no exige de los no judíos unirse al pueblo judío ni adoptar su religión, aunque los conversos son reconocidos como judíos en todo el sentido de la palabra.

Asimismo, el judío ha sido comisionado por sus escrituras a ser «luz a las naciones» y propagar el monoteísmo ético por todo el mundo. La religión, la cultura y el pueblo judío pueden considerarse conceptos separados, pero están estrechamente interrelaciones.

La tradición y la cultura judía: son muy diversas y heterogéneas, ya que se desarrollaron de modos distintos en diferentes comunidades y cada comunidad local incorporó elementos culturales de los distintos países a los que llegaron los judíos a partir de la dispersión.

Acerca de DAVID PRETEL

David Pretel: Licenciado en teología y ciencias religiosas. Docente, conferencista y escritor. Formado en la sabiduría ancestral hebrea (cabala). Llevo al rededor de 12 años compartiendo la sabiduría ancestral, recopilando información de textos sagrados de diferentes culturas; las cuales convergen en un mismo punto: !AMOR Y OTORGAMIENTO! dos conceptos mal comprendidos por las entidades religiosas, pero muy bien explicado por grandes sabios como Jesús, buda, laot se etc. En la medida que fui profundizando en las enseñanzas de estos grandes maestros, pude interiorizar todo el conocimiento hasta llegar a encontrar a mi propio maestro que me guía y revela las cosas necesarias para este viaje llamado vida. Mi deseo es poder contribuir de una manera clara y sencilla, al despertar de la conciencia de aquellas personas que así lo creen conveniente, ya que este despertar es algo individual. La religión enseña que debemos esperar que venga el salvador: la espiritualidad enseña que debemos despertar nuestro salvador en el interior de cada uno de nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *