Cristianismo

El cristianismo primitivo y el temprano judaísmo rabínico fueron influenciados significativamente por la religión y la filosofía helenística. El cristianismo, en particular, heredó muchas características del paganismo grecorromano en su estructura, su terminología, su culto y su teología. Títulos como Pontifex Maximus y Sol Invictus fueron tomados directamente de la religión romana. La influencia del neoplatonismo en la teología cristiana es significativa, visible por ejemplo en Agustín de Hipona en su identificación de Dios como summum bonum y del mal como privatio boni. Paralelismos llamativos entre el relato del Nuevo Testamento de Jesús y dioses clásicos o semidioses como Baco, Belerofonte o Perseo fueron reconocidos por los Padres de la Iglesia y denominados «imitación diabólica» por Justino Mártir en el siglo segundo.

Sin el poder de la Iglesia ortodoxa y los rabinos de declarar a personas herejes y fuera del sistema, seguía siendo imposible declarar fenomenológicamente quien era un judío y quien un cristiano. Al menos interesante y significativo, parece cada vez más claro que es con frecuencia imposible decir cual es un texto judío a partir de un texto cristiano. Las fronteras son borrosas, y esto tiene consecuencias. Las ideas e innovaciones religiosas pueden cruzar las fronteras en ambas direcciones

Acerca de DAVID PRETEL

David Pretel: Licenciado en teología y ciencias religiosas. Docente, conferencista y escritor. Formado en la sabiduría ancestral hebrea (cabala). Llevo al rededor de 12 años compartiendo la sabiduría ancestral, recopilando información de textos sagrados de diferentes culturas; las cuales convergen en un mismo punto: !AMOR Y OTORGAMIENTO! dos conceptos mal comprendidos por las entidades religiosas, pero muy bien explicado por grandes sabios como Jesús, buda, laot se etc. En la medida que fui profundizando en las enseñanzas de estos grandes maestros, pude interiorizar todo el conocimiento hasta llegar a encontrar a mi propio maestro que me guía y revela las cosas necesarias para este viaje llamado vida. Mi deseo es poder contribuir de una manera clara y sencilla, al despertar de la conciencia de aquellas personas que así lo creen conveniente, ya que este despertar es algo individual. La religión enseña que debemos esperar que venga el salvador: la espiritualidad enseña que debemos despertar nuestro salvador en el interior de cada uno de nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *